¿Cómo usar mi silla romana?

retroversiones-en-silla-romana

Muy práctica y eficaz, la silla romana te permite fortalecer de forma óptima la parte superior de tu cuerpo. Por lo tanto, los ejercicios que deben llevarse a cabo deben estar bien definidos. Es importante seguir las instrucciones cuidadosamente para que todos los movimientos no causen problemas musculares. Puedes establecer un pequeño programa de entrenamiento de acuerdo a su nivel de actividad física. Descubre en este artículo cómo puedes utilizar correctamente tu silla romana.

Calienta antes de empezar

Antes y después de los ejercicios, debes calentar bien. Esto previene lesiones musculares o problemas en las articulaciones. El calentamiento es una de las formas de relajar los músculos, lo cual es muy importante. Después de los ejercicios, toma tiempo para recuperarte y estirarte.

Visita nuestra sección dedicada para aprender más sobre los modelos más vendidos en el mercado.

Planifica sesiones

Si tienes objetivos específicos, debes establecer programas que te faciliten su cumplimiento. En términos específicos, planifica varias series de movimientos para que se repitan, por ejemplo, 15 ó 30 veces para cada ejercicio. Los principiantes deben tomarlo con calma con una o dos sesiones por semana. De este modo, podrás programar sesiones más intensas en relación con tu desarrollo físico.

Habla con tu médico

Antes de comenzar los ejercicios, se recomienda consultar a un médico. Es posible que tu cuerpo o tu situación médica no sean adecuados para realizar una actividad física intensa. En este caso, debe hablar con tu médico para que te aconseje sobre los ejercicios más adecuados.

No dudes en visitar nuestras mejores selecciones de sillas romanas.

Imprescindible para mantenerte en forma y cuidar tu cuerpo, la silla romana debe ser utilizada correctamente. Pero en realidad, ¿sabes por qué deberías comprar una silla romana?