¿Cómo Hacer Pan con la Máquina de Pan?

elaboración del pan

Si te gusta el pan, sería una gran idea hacerlo tú mismo. Y las cosas son más fáciles cuando se tiene una máquina de hacer pan en la cocina del hogar. El aparato hace el trabajo por ti. Descubre en este artículo como hacer pan con una máquina de pan.

Ingredientes a Elegir

Para hacer pan con una máquina de pan, es necesario reunir una serie de ingredientes. Es importante seleccionarlos cuidadosamente, porque para hacer un buen pan, los productos utilizados deben ser de buena calidad.

El ingrediente más importante del pan es la harina. Hay varios tipos de harina con diferentes grados de contenido de gluten. No utilices harina de trigo tipo W80, que es más adecuada para la repostería. Lo mejor es utilizar la harina W100, que es más adecuada para la panificación. También puedes elegir las harinas de trigo W180, W250 o W+250, que son más gruesas. Pero dan un resultado final más marrón y rústico.

Presta atención a las harinas no panificables. Este tipo de harina, que no tiene gluten, no puede utilizarse sola y sólo debe constituir una parte de toda la cantidad de harina utilizada para hacer el pan. Por ejemplo, si se utiliza harina de centeno, ésta no debe superar un tercio del peso total de la harina. Capaz quieras hacer tu pan con una harina especial, como la de cebada, avena, espelta, mijo, maíz o castaña. Si lo haces de esta manera, asegúrate de que sólo sea el 20%.

Si haces el pan con una máquina de pan, también tendrás que utilizar levadura. Ten en cuenta que la levadura en polvo es para la repostería. Por lo tanto, debes evitarla. En su lugar, elige la levadura de panadería, que es la más adecuada para elevar el pan. Puede ser fresca o deshidratada. La segunda opción es la más interesante, porque no requiere rehidratación, lo que permite programar el pan con antelación. Por otro lado, la levadura fresca debe diluirse en un líquido tibio antes de incorporarla a la cuba.

Otro ingrediente que debes incluir en la preparación de tu pan es la sal. Es un potenciador del sabor. La sal también hace que la masa sea más elástica y regula su subida. Sin embargo, es importante utilizar la cantidad adecuada de sal, ya que un exceso de ésta puede ralentizar el proceso de fermentación de la levadura. Por otro lado, si no hay suficiente, la masa puede subir demasiado rápido, lo que a veces hace que se colapse durante la cocción. Se recomienda utilizar una cucharadita de sal por cada 400 g de harina.

Atención: la sal tiende a matar la levadura. Por lo tanto, es aconsejable asegurarse de que estos dos elementos no entren en contacto al llenar la cuba. También hay que tener en cuenta que se puede añadir azúcar, ya que estimula la levadura y permite que la corteza adquiera un bonito color dorado. La precaución que hay que tomar aquí es utilizar la cantidad justa de azúcar para evitar que la corteza sea demasiado gruesa y que el pan se hunda al final del proceso de cocción.

En cuanto al agua, evita el agua del grifo para que tu pan no sepa a cloro o a cal. En su lugar, utiliza agua embotellada, asegurándote de que está a temperatura ambiente para que la levadura pueda subir.

maquína de pan

Lee Atentamente las Instrucciones de Tu Máquina de Pan

Antes de utilizar tu máquina de pan, tómate el tiempo necesario para leer detenidamente las instrucciones. No todas las máquinas funcionan de la misma manera. Es leyendo las instrucciones que podrás determinar la forma correcta de utilizar el modelo de máquina de pan que tienes. En general, los fabricantes se toman el tiempo de explicar detalladamente cómo hacer pan con sus máquinas, siendo específicos sobre el orden en que se añaden los ingredientes y los programas que hay que seleccionar.

No te olvides de revisar nuestras guías de maquinas de pasta. Son las compañeras ideales de un buen pan casero.

Descubre la Tasa de Hidratación de Tu Máquina de Pan

También es muy importante conocer la tasa de humedad o hidratación de tu máquina para hacer pan con éxito. En general, el TH se expresa en porcentaje. Si conoces esta indicación, podrás adaptar la cantidad de líquido a utilizar para un funcionamiento óptimo de la panificadora. Por ejemplo, para adaptar una receta que requiere 350 g de harina a una máquina con un TH del 60%, es necesario realizar el siguiente cálculo para determinar la cantidad ideal de agua: 60 / 100 x 350 = 210. Esto significa que necesitará 210 ml de agua para hacer un buen pan casero. Presta especial atención al TH cuando prepares una receta que no esté incluida en el libro de recetas que acompaña al aparato.

Soluciones a Posibles Problemas

Es posible que encuentres ciertos problemas al hacer pan con una máquina de pan. Es posible, por ejemplo, que el pan no haya subido lo suficiente. Esto significa simplemente que no has puesto suficiente levadura. Lo que debe hacer entonces es añadir ¼ de cucharadita por cada 450g de harina.

Si tu pan se hunde durante la cocción, probablemente sea porque la masa no tiene la textura adecuada. Tal vez esté demasiado seco. En este caso, añade más líquido. Si está demasiado húmeda, añade una cucharada de harina.

Por otro lado, si notas que tu pan tiene un aspecto irregular, probablemente sea porque hay poco gluten en la masa. Si ha utilizado harina no panificable, asegúrate de haber respetado el porcentaje máximo.