9 Signos que estás Demasiado Obsesionado con tu Peso

obsesion-perder-peso

Llevar un registro de tu salud y ser objetivo al respecto es algo bueno. Sin embargo, como la mayoría de las cosas buenas, es posible obsesionarte con ello.

En ninguna parte es esto más aplicable que tener una obsesión con el peso corporal. Sigue leyendo para identificar algunos de los signos y sus riesgos asociados, así como algunos consejos:

1. Pesarte con Frecuencia

obsesion-por-el-peso

Estar «casado con la balanza» es un indicador bastante bueno de que podría haber un problema. ¿Con qué frecuencia te pesa? Si es una vez al mes, o incluso una semana, probablemente estés bien. Cualquier cosa más frecuente que eso podría ser algo que quieras ver y tratar.

¿Por qué habría necesidad de pesarte más de una vez a la semana? A menos que tu médico te haya indicado que lo hagas, realmente no podemos pensar en una buena razón. El peso corporal y la pérdida de peso saludable es un proceso gradual. Por lo tanto, las fluctuaciones menores en el peso durante períodos cortos no significan mucho.

El peso puede subir o bajar ligeramente por una serie de razones que no están realmente relacionadas con la pérdida de grasa, como la retención de agua, la ingesta de sal, etc. Como tal, esta información no sirve para ningún propósito real. Si bien es posible que subir a la balanza con más frecuencia no afecte directamente tu salud física, puede que no sea lo mejor para tu salud mental.

2. Saltarte Comidas

Esto es algo que nos pasa a todos de vez en cuando, ya sea que nos levantamos tarde y nos apresuremos a trabajar sin desayunar u olvidemos de almorzar. Sin embargo, saltarte una comida a propósito es lo que debe ser visto como un problema.

Si tu preocupación es perder peso o evitar aumentarlo, pensar que comer menos alimentos de alguna manera te ayudará a alcanzar estas metas es erróneo. Es posible que pierdas peso haciendo esto por un tiempo, pero es seguro que volverá, por más de una razón. Saltarte las comidas constantemente puede ralentizar tu metabolismo y el déficit calórico resultante te enseñará a tu cuerpo a acumular grasa cuando empieces a comer con más frecuencia.

Es mucho más probable que comas de manera poco saludable en la comida después de la que se saltó. Comer a tiempo y quizás incluso antes de que tengas mucha, mucha hambre te permite elegir mejor los alimentos, algo que tendrá un efecto neto mucho mayor en tu salud y en tu peso corporal a largo plazo.

No necesitas saltarte comidas o comer menos para perder peso, sólo necesita comer las cosas correctas. Si tienes una creencia diferente, vale la pena corregirla antes de hacer un daño que era totalmente innecesario.

3. Contando Calorías

Somos grandes fanáticos de hacer esto por un tiempo, especialmente cuando hacemos un gran cambio en la dieta para tener una idea objetiva de cuántas calorías come en un día. Obtener un promedio de unos pocos días te da una buena idea de cuánta energía está consumiendo.

Sin embargo, es importante notar que la razón principal para hacer esto es determinar si estás consumiendo suficientes calorías en lugar de demasiadas. Si eres un consumidor consciente que consumes alimentos saludables, obtener un poco más de calorías de las que necesitas no es un problema, pero obtener menos definitivamente sí lo es.

Mientras te encuentres en una cifra aproximada, no debería haber necesidad de acertar ningún número preciso. Nuestros cuerpos tienen reservas de glucógeno en nuestros músculos e hígado que compensan los déficits ocasionales, así como sirven como contingencia para los futuros.

Todo lo que necesitas para asegurarte es que este consumiendo lo suficiente en promedio. La Organización Mundial de la Salud especifica una base mínima de 2100 calorías para los adultos y realmente no deberías aventurarte demasiado al sur de esta cifra.

La conclusión es que muy rara vez necesitas contar cada caloría para alcanzar tus metas de salud o de pérdida de peso. Si piensas que sí, tal vez tu dieta necesita cambiar. 100 calorías de helado no es lo mismo que 100 calorías de un aguacate.

4. Equivalencia entre ser Delgado y estar Sano

obsesion-con-mi-peso

Mientras que demasiado peso definitivamente no es saludable, el peso y la salud no son inversamente proporcionales. Como tal, las leyes de los rendimientos decrecientes se aplican una vez que se llega a un cierto porcentaje de grasa corporal. Necesitamos una cierta cantidad de grasa corporal para mantenernos sanos.

Esto es particularmente cierto en el caso de las mujeres. Ahora, no estamos diciendo que debe agregar grasa a tu dieta porque es casi imposible no obtener la cantidad requerida mientras esté comiendo lo suficiente. Lo que estamos tratando de decir es que no se debe tratar de adelgazar lo más posible porque no sirve para nada.

En lugar de apuntar a un peso objetivo, debes concentrarte en hacer cambios en tu estilo de vida para tener la mejor salud posible. Golpear algún tipo de número mágico o encajar en un vestido determinado no es una meta a largo plazo de la aptitud física.

5. Obsesión por la Comida

Estudios como los experimentos de inanición han revelado que los individuos que no reciben suficiente comida constantemente terminan obsesionados con la comida, hasta el punto de recolectar recetas, libros de cocina y pensar en la comida a lo largo del día.

Comportamientos como jugar con los alimentos, cortarlos en trozos del tamaño de un bocado o hacer que ocupen más espacio en el plato de lo necesario son signos tempranos de un trastorno alimentario. Es esencial empezar a consumir la cantidad correcta de alimentos.

Uno puede terminar limitando sus opciones de alimentos con decisiones bien intencionadas, como comer sólo productos orgánicos o insistir en cocinar ellos mismos. Lo que comes en un día no importa. Lo que importa es comer bien a largo plazo.

Si comes los alimentos correctos, es posible comer en abundancia y aún así mantener un peso corporal saludable. Cualquier signo de trastornos alimentarios debe ser corregido rápidamente.

6. Obsesión por el Ejercicio

obsesion-al-peso

Estar comprometido a hacer ejercicio es grandioso, pero si te encuentras incapaz de tomar un día de descanso, eso puede indicar un problema. Verás, tu entrenamiento te absorbe sólo después de que descanses lo suficiente.

Es entonces cuando tu trabajo se solidifica y el desgaste causado por el ejercicio puede ser reparado. Esto lo prepara para el trabajo futuro, que es lo que te permitirá alcanzar metas y lograr resultados duraderos. Por lo tanto, no hay ninguna razón lógica para correr hacia el suelo y no ser capaz de tomar un descanso del entrenamiento.

Esto es especialmente preocupante si por alguna razón crees que ganarás peso o perderás la forma física durante los días que se lo tomes con calma. Esto no es cierto, como hemos discutido anteriormente. La aptitud adquirida a través de un entrenamiento consistente requerirás de una negligencia consistente para deshacerte. Cualquier fluctuación menor en el peso es insignificante y si se percibe, es probable que se deba a cosas como la retención de agua.

También existe la posibilidad de que ignores algo que eventualmente puede causar lesiones. Cosas como dolor en las articulaciones, músculos tensos o cualquier otro tipo de molestias que necesiten ser tratadas antes de que comiencen a limitar su capacidad para hacer ejercicio. El descanso y la recuperación son parte de la ecuación cuando se trata de un peso corporal y un estado físico saludables.

7. Salto de Tendencias

La salud, la belleza y el buen estado físico están sujetos a más modas y tendencias que la mayoría de las demás áreas de mejora personal. Hay una nueva guía del cuerpo del bikiní, entrenamiento revolucionario del ab, suplemento increíble, método de gran alcance de la pérdida de peso y dieta que sale casi cada 3 meses.

Una persona obsesionada puede ser estafada fácilmente si salta de un vagón a otro, persiguiendo un método «más rápido» para alcanzar sus metas. Esto es una señal de que alguien está obsesionado con el destino y no se compromete con el viaje.

En realidad, los objetivos requieren trabajo, tiempo y compromiso constantes. Vivimos en una época en la que estamos tratando de optimizar y «hackear» todo. Vale la pena recordar que no hay atajos para la salud y el buen estado físico a largo plazo, por lo que es importante que se apeguen a lo básico y se centren en estos objetivos a largo plazo. Intentar 10 cosas diferentes a la vez sólo te confundirá a ti y a tu cuerpo.

8. Aceptar y Limitarte a Estándares Imaginarios

Los modelos de tamaño delgado adornan páginas de revistas, anuncios de televisión, así como perfiles de Instagram y de Facebook. Aceptarlas como estándares para un cuerpo ideal es prepararte para el fracaso, principalmente porque estas imágenes a menudo son foto-transmitidas y los sujetos cambian salvajemente en peso corporal entre sesiones fotográficas.

Cualquier tipo de evasión de alimentos o restricción de calorías debe ser tratada como una amenaza seria para tu salud a largo plazo. Toma nota si tu o alguien que conoces mastica chicle, se cepilla los dientes varias veces al día, o se carga de estimulantes como la cafeína en un intento de suprimir el hambre. Estas personas terminan siendo una responsabilidad emocional para sí mismas y para los que las rodean.

9. Pasiones Perdidas

¿Por qué empezaste a hacer ejercicio en primer lugar? ¿Qué te inspiró a ponerte en forma y más delgado? Tal vez fue para encajar en un vestido para una ocasión especial, aumentar tu rendimiento en el deporte que elijas o tal vez sólo para lucir bien. Es posible perder de vista lo que hizo que estas cosas fueran importantes para usted en primer lugar.

Es muy raro que una sola cosa sea una solución integral para una meta. ¿Cuál sería el sentido de ponerte el vestido si te enfermaras el día del evento? ¿Cuál sería el punto de perder peso para tu deporte si también perdieras fuerza y poder?

Cuando nos obsesionamos con las cosas, nos limitamos a una especie de visión de túnel y somos incapaces de ver el panorama general. Si recuerdas lo que es importante, sigue haciendo lo correcto y si tienes paciencia, no puedes equivocarte.